¿Arrendar o comprar? He ahí el dilema! Cada opción tiene sus pros y sus contras, pero si ya decidiste que lo tuyo es el “sueño de la casa propia”  estos consejos te vienen de perilla.

¿En qué fijarse a la hora de comprar una casa o depto?

Sea cual sea la razón por la que quieras compartir el sueño universal de ser propietario, debes tener claro que es una decisión muy importante en la vida de cualquier persona, una decisión que implica responsabilidades y gastos pero que, a la vez, te puede hacer infinitamente feliz.

Aquí te damos algunos tips a considerar a la hora de enfrentarte a comprar una casa o departamento.

1. Mira tu presupuesto y analiza a qué puedes acceder. En internet puedes encontrar muchos simuladores de crédito hipotecario que te pueden dar una idea de qué dividendo tendrás que pagar aproximadamente según el valor de la vivienda y cantidad de años en la que la pagarás. Recuerda que además del dividendo debes pagar las contribuciones (4 cuotas al año) y gastos asociados a la mantención.

2. Elige el barrio. La ubicación es uno de los factores más importantes a la hora de tomar la decisión de compra y es una decisión muy personal pues depende de cuáles son tus prioridades. ¿Tu prioridad es vivir cerca de tu lugar de trabajo? ¿Del colegio de tus niños? Con tu mismo presupuesto podrás a acceder a distintos tipos de vivienda según el barrio que elijas ya que el precio de suelo es distinto en cada comuna. Analiza qué ganarás y que perderás según las ubicaciones posibles… lo más probable es que no puedas tenerlo todo y debes ceder algunas cosas por otras.

3. Vitrinea y compara. Una vez que tengas claro cuál es tu presupuesto y en que barrio comprarás, vitrinea lo más que puedas. Ya sea con una corredora de propiedades que sea especialista en el barrio donde buscas, o mirando la oferta en internet. Chequea los precios de venta de viviendas comparables en la zona en la que interesa comprar, para que cuando encuentres algo que te guste, te asegures de que esté en el precio de mercado.

4. No te olvides de la luz y el sol. La orientación de una casa o departamento es una característica que debes considerar ya que los espacios pueden adquirir sensaciones muy distintas dependiendo de su luminosidad. A nosotros nos encanta que entre el sol a los recintos, por eso preferimos las orientaciones norte y oriente. La orientación sur es deseable para los lugares de trabajo, ya que es incómodo que llegue el sol directamente sobre un escritorio o el computador

5. Analiza los pro y los contra de una vivienda nueva o usada. Las viviendas nuevas en general gustan mucho porque están listas para cambiarse y todo funciona bien, por eso cuestan un poco más.  Si eres un amante de las casas y departamentos antiguos, estos son una excelente alternativa si tienes la paciencia para pasar por la etapa de remodelación. Tienes que fijarte en el estado de las instalaciones sanitarias y eléctricas. Lo mejor es asesorarte con un arquitecto o contratista con experiencia para que te oriente, según el año de construcción y el estado de la vivienda, en la cantidad de presupuesto que necesitarás para que tu casa quede como tu esperas.  No te recomendamos ahorrarte esta contratación ya que son muchos los detalles a considerar. Debes tener claridad de este costo extra al momento de comprar pues te puedes frustrar al darte cuenta que con el presupuesto que tienes no te alcanza para hacer todo lo que quisieras.

6. Chequea los datos y la normativa en la Dirección de Obras de la Municipalidad. Una vez que encuentres la propiedad que te interesa chequea que los m2 que te están vendiendo sean los realmente existentes. Para esto puedes pedirle al corredor de propiedades que te muestre la Recepción Final de la propiedad que debe estar correctamente ingresada en la Dirección de Oobras de la Municipalidad. Tu mismo puedes hacer este trámite. En el caso de las casas, también es bueno que sepas la normativa existente para que veas si puedes o no hacer ampliaciones, segundo piso… etc y para que sepas que uso de suelo está permitido.

7. Alternativas inusuales. Arrendar un departamento chico en la ciudad para estar cerca del trabajo y los colegios y comprarse un sitio o parcela en la playa o el campo para escaparse todos los fines de semana. Una parcela te puede costar muchísimo más barata que una vivienda en un centro urbano consolidado y puedes disfrutarla todo al año incluso sin construcción alguna, haciendo camping o llendo en una camper o casa rodante. Además, te ahorras el pago de arriendo de algún lugar en vacaciones!

Para el respeto a tus derechos como consumidor al comprar una vivienda te puedes informar en el Sernac en el siguiente link.